Rubén, César ‘Tocho’, Lucas, Gabriel y Lautaro compartieron el tiempo y el fuego. Esta vez no fue en el trabajo sino en la Fiesta Nacional de Asado con Cuero de Viale, que ya es -por ley y como corresponde- la capital nacional de la especialidad.

LLevaron el nombre de Gross, pero sobre todo el sentido de pertenencia y el tiempo compartido entre ellos mismos.  Se paladea el sabor; es mejor que masticar polvo.

Gracias a los 5 que la emprendieron con todas las ganas. Y a todos los empleados y amigos de Gross que nos acompañaron en esta mesa que alimenta el compromiso para seguir adelante. Con todo y con todos los que quieren andar por el mejor camino.

DiplomaDiploma4Diploma2